#Fuerteventura Opinión

‘Leche de Cabra, sí o sí’

Archivo

Leche de Cabra, sí o sí, por el Dr. Lester Ramos

La leche de cabra, que desde antaño ya la isla de Fuerteventura atesora, es tan solo consumida por el 3% de la población mundial debido a que la de vaca tiene más popularidad entre los seres humanos. Existe una creencia popular que considera que la leche de cabra tiene grandes cantidades de grasas y que estas no son buenas para la salud, esto no es completamente cierto. Si es real que la leche caprina posee mayor contenido en grasa que la leche de vaca, sin embargo, ésta puede ser digerida y absorbida más fácilmente por el organismo, debido a que los glóbulos de grasa de la leche de cabra son más pequeños que los de la leche bovina y a que se compone de ácidos grasos de cadena corta y media, los cuales se asimilan mejor en el organismo, esto se traduce en un menor trabajo digestivo. Debido a estas características químicas se recomienda que personas con problemas hepáticos, biliares y pancreáticos, la consuman. También dentro de las bondades de esta tenemos que es menos alergénica. En algunos sitios se afirma que este beneficio se debe a que la leche de cabra contiene menos lactosa que la de la vaca, esto no es real. Ambas, tanto la leche bovina como la caprina poseen aproximadamente el mismo valor de lactosa, por lo tanto, si usted padece de intolerancia a la lactosa la leche de cabra no le será beneficiosa.

Sin embargo, si se padece alergia a la caseína, proteína presente en buena cantidad en la leche de vaca, sí se recomienda sustituir ésta por la leche de cabra, ya que la cantidad que ésta contiene de caseína es casi nula. Los síntomas de la alergia incluyen: náuseas, vómitos, diarrea y eczema, entre otros.

Las fracciones proteicas responsables de las alergias en la leche bovina se encuentran en las caseínas y lactoalbúminas. En la leche de cabra estas fracciones presentan variables llamadas «péptidos bioactivos», que le dan propiedades antioxidantes, antimicrobianas, antialérgicas y fácil de digerir, por lo tanto, es un buen sustituto en casos puntuales donde la alergia se debe a la caseína. Importante recalcar que la leche de cabra contiene casi la totalidad de aminoácidos esenciales para el organismo por lo que esta considerado que su aporte proteico es de alto valor biológico. Un litro de leche de cabra aporta alrededor de 32 gr de proteínas. Este preciado líquido posee el efecto buffer. Gracias a este efecto que consiste, en la neutralización del ácido del estómago, la leche de cabra es totalmente recomendable para personas que tienen úlceras estomacales, ya que el efecto buffer de la leche protege las mucosas del estómago previniendo los daños por la constante irritación del ácido clorhídrico. Es sin duda una excelente fuente de calcio y vitamina D además de fosforo, vitamina A y B2 lo que la convierte en una muy buena aliada en la prevención de la osteoporosis. La leche obtenida de los caprinos tiene la propiedad de regenerar la hemoglobina, esto se produce debido a la menor interacción que se da entre el calcio y hierro de la leche de cabra, participando en la recuperación de los pacientes anémicos. Interesante conocer que la leche de cabra tiene propiedades anticancerígenas. Este beneficioso le es dado a la leche de cabra por la gran cantidad de coenzima Q que posee, a la cual le atribuyen propiedades anticancerígenas.

Los pacientes que son sometidos a quimioterapia y consumen leche de cabra, presentan menor incidencia de vómitos, caída del cabello y aversiones a diferentes alimentos. Otro compuesto que se encuentra presente en esta leche y que posee las mismas propiedades es el ácido linoleico. Algunos estudios sugieren que uno de los principales beneficios de la leche de cabra es que puede tener propiedades antinflamatorias. Esa es otra razón por la cual es más fácil para la gente que padece inflamación de colon, beber leche de cabra, en vez de leche de vaca. Estudios hechos en el USDA y en la Universidad Prairie View A&M, vinculan la leche de vaca a una mayor habilidad para metabolizar el hierro y el cobre, especialmente entre individuos que tienen limitaciones digestivas y de absorción. Además de beber leche de cabra, puede tomar un suplemento de enzimas digestivas para ayudar con esto. Otro beneficio para la salud de la leche de cabra es que se parece más a la leche materna humana que la leche de vaca. Por su configuración química, que es más parecida a la leche humana, es más fácil digerirla y asimilarla en el cuerpo humano. Cien mililitros de leche aportan 67 Kcal. Es una fuente excelente de proteínas y provee un gran número de aminoácidos esenciales. Es, además, rica en calcio y muchas vitaminas (A, D, B1, B2, B12). Tiene la misma cantidad de proteínas, grasa, hierro, vitamina C y D que la leche de vaca. Contiene mayor cantidad de vitaminas A y B y menor contenido de lactosa. El contenido de ácido fólico es considerablemente más bajo que en leche de vaca. La leche de cabra tiene un color muy blanco; esto es debido a que el amarillo del betacaroteno se ha convertido en pura vitamina A que es incolora. La leche de cabra es muy preciada también en el cuidado de la piel y está presente en muchos de los rituales de belleza desde épocas ancestrales. Dentro de sus bondadosas propiedades tenemos:

  • Hidratantes.

  • Antiinflamatorias.

  • Calmante.

  • Suavizante.

  • Antiarrugas.

  • Antibacterianas.

  • Anticancerígenas.

  • Exfoliante.

  • Reparadora.

  • Humectante.

Entendiendo todo lo anterior podemos comprender porque debemos mantener y fomentar el ganado caprino en Fuerteventura y exhortar a los más jóvenes a continuar este legado tan arraigado en las tierras majoreras. Pensamos que cada día se hace más necesaria la creación de un comité de expertos científico muchos más dedicado a todo lo concerniente sobre este producto en la isla, así como la venta y distribución de toda la gama de derivados provenientes de este preciado líquido.

Doctor Lester Ramos

Doctor Lester Ramos

Licenciado en Medicina y Cirugía por Universidad de la Laguna.
Máster Oficial en Ciencias de la Nutrición y Salud por la Universitat Oberta de Catalonya.
Experto Universitario en Inmunonutrición por la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir.
Experto Universitario en Genética Médica por la Universitat de Valencia.
Experto Universitario en Nutrición Aplicada al Deporte por la Universitat de les Isles Balears.
Diplomado en Ciencias Aplicadas: Nutrigenetica y Nutrigenómica por el Instituto Nutrigenómica de Madrid.
Ejerce su actividad como doctor en la Clínica CENMED de Corralejo - La Oliva

Comentar

Clique aqui para comentar