#Fuerteventura Opinión

‘El que no quiso cuando pudo’, por David Perdomo

‘El que no quiso cuando pudo’, por David Perdomo

Saltan varias noticias estos días relacionados con el principal motor de nuestra economía: el turismo. Por un lado, compañías aéreas cierran vuelos con nuestra isla, ya sea por quiebra o por pura decisión comercial. El dueño de cierta compañía de bajo coste hace unas declaraciones altisonantes y bastante desacertadas donde viene a decir que el turista se ha cansado de Canarias. Es cierto que en un 80% lo hace para generar polémica y que se hable de él, ya sabemos que en esto de la publicidad tanto importa que hablen bien o mal, pero que hablen. Nos hemos encontrado, así mismo, con que aquellos destinos con características similares a nosotros que tuvieron una crisis tan aguda se han ido recuperando hasta abrir de nuevo sus puertas en condiciones de seguridad para el turista medio. Total, que baja el número de turistas que nos visitan, parece que gustamos menos, parece que aumenta la “cantidad” y nunca nos preocupamos por la “calidad”. ¿Qué hemos hecho en todo este tiempo? A mi forma de verlo, poco o nada. Tuvimos un periodo de tiempo que nos vino caído del cielo y que nos debería haber permitido estructurar nuestro modelo turístico, refundarlo en caso necesario, y establecer las estrategias adecuadas para no sufrir de ahora en adelante las vacas flacas que parece que se nos avecinan.

Nos debe dar una idea que la problemática de las llamadas “Kellys” se originara, o alcanzara su cénit, en época de bonanza para el empresario hostelero (no me parecería bien en ningún caso, pero nunca dejará de sorprenderme tanta avaricia empresarial). Cuando tuvieron todo de cara para mejorar las condiciones de los trabajadores, para influir en la economía local de forma beneficiosa, cuando pudieron, a fin de cuentas, ejercer nuestra Responsabilidad Social Corporativa de la mejor manera, simplemente pusieron la mano para coger las cuatro monedas que nos cabían en ella. Hablo en segunda persona del plural porque lo cierto es que si alguna vez formé parte de esta rueda fue para ser de los que ahora vamos a sufrir la crisis que se nos viene encima. Cuando pudieron no hicieron nada para que nada faltara, no quisieron. Ahora cuando quieran y no puedan, el trabajador de a pie, la camarera de pisos, el de mantenimiento, el que cuida la piscina, el camarero, el botones, el recepcionista…son ellos los que van a ver, de nuevo y de forma más cruda, mermadas sus condiciones laborales. “Y si no te gusta, ya contratamos a otro”, nos dirán.

Un modelo turístico implementado en la isla que está obsoleto, partes implicadas que no han aprendido a diversificar nuestro modelo turístico y económico, un trinomio gobierno-empresario-trabajador que no ha encontrado nexos de unión para trabajar en la misma dirección… Mientras no se den cuenta aquellos a los que corresponde, seguiremos siendo aquellos que cuando pudimos, no quisimos.

Redacción

Redacción

Este periódico 2.0 nace abierto a la pluralidad informativa en todos los ámbitos, dando prioridad a los contenidos sociales, políticos, culturales, denuncias, sucesos…

Comentar

Clique aqui para comentar